EDUCAR SIN MALTRATAR

Día mundial para la prevención del abuso contra los niños
educar_sin_maltratar


Educar sin maltratar

Este 19 de noviembre se celebra el “Día mundial para la prevención del abuso contra los niños” y es mucho lo que se ha dicho sobre el maltrato infantil en los últimos veinticinco años, por poner una fecha, pero poco se ha ahondado en la manera cómo los padres abordan esa situación en su día a día, ya que se establece una línea delgada entre la disciplina que se inculca en el hogar y situaciones de maltrato verbal o físico.

Ante esta realidad muchas personas se hacen esta pregunta: ¿Cómo mantenerse como la figura de autoridad en el hogar sin caer en el maltrato infantil? Hoy te ofrecemos una guía de actitudes que te pueden ayudar en tu rol de madre:

Reprender no es castigar.Siempre es menester corregir a los niños cuando no hacen lo esperado, pero eso no puede convertirse en una vía para el maltrato. Se debe argumentar cada palabra; así entenderán de mejor manera por qué hay que actuar de una forma y no de otra. Es más sano plantear una pérdida de privilegios que un “estás castigado” que el niño, muchas veces, no sabe ni por qué.

Normas y más normas.Esa llamada “educación de hogar” es distinta en cada casa. Cada uno establecerá cuáles son las normas de convivencia. Ser coherente, constante y enseñar con el ejemplo son aliados para inculcarlas de manera natural, sin que ello represente una manera de maltrato.

Comunicación. No importa la edad. Siempre se podrá dialogar, lo cual es mejor que imponer. Desde una instrucción sencilla como “cuidado con las escaleras porque te puedes hacer daño” cuando apenas gatean, hasta una conversación más profunda cuando presentan conflictos propios de la adolescencia.

Paciencia y amor.Cualquier norma, comunicación, instrucción o regaño debe hacerse desde el amor. Quizás resulte un poco “come flor” este planteamiento, pero en armonía todo fluye. Respirar profundo te ayuda a estabilizar las emociones y, de seguro, podrás afrontar situaciones adversas de una mejor manera, sacando lo mejor de ti.

Buscar ayuda.Vas a la escuela y a la universidad para aprender y desarrollar una profesión, pero no vas a la escuela para que te enseñen a ser madre. Lo haces por intuición e imitación, pero, a veces, no sabes bien qué hacer. Buscar asesoría de un profesional de la sicología o terapista de familia puede ser de mucha ayuda en momentos críticos.

Por: Tatiana Russian

COMPARTIR ARTÍCULO
POST RELACIONADOS
COMENTARIOS EN EL BLOG
COMENTARIOS EN FACEBOOK
Comentarios (0)
Este post aún no tiene comentarios, sé la primera persona en darnos tu opinión!
Comentar
Su comentario ha sido guardado correctamente. Gracias!
Ha ocurrido un error tratando de guardar su comentario, por favor inténtalo más tarde.